sábado, 18 de febrero de 2017

¿Negacionista o apoligista?


Ahora, cualquiera que se oponga al relato oficial es un delincuente que hace apología del delito. 
O un negacionista. 
A lo mejor, alguno pueda querer denunciarme por lo que voy a decir, pero, yo afirmo que somos muchos los que opinamos que durante los gobiernos militares estábamos mejor que con los políticos en el gobierno.

En 1980 durante el gobierno militar en la provincia de Santa Fe había en el Poder Ejecutivo casi 50 funcionarios superiores, por ejemplo: ministros, secretarios subsecretarios, etcétera.
Con el advenimiento de la democracia y a través de los años este número se ha ido incrementando hasta alcanzar una suma que supera los 800 funcionarios políticos en cargos superiores en el Gobierno de la Provincia de Santa Fe.
¿Para qué tantos cargos?
Si cada uno de ellos, necesita un séquito de asesores.
En estos días he estado paseando por la provincia de Mendoza.
Allá tome conocimiento de que por ejemplo la bodega Giol, que era una bodega propiedad del gobierno provincial, en sus últimos meses de funcionamiento, tenía cinco veces más funcionarios jerárquicos, que obreros. Un trabajador, cada 5 zánganos.
Fue durante la Gobernación de Julio Cobos que se dispuso el cierre de la bodega. 

La Federación de Cooperativas Vitivinícolas Argentinas (FeCoVitA) se hizo cargo de las bodegas Giol y sumó a su línea de vinos, la marca “Estancias de Mendoza”, que tuvo una gran aceptación. Ahora la bodega produce ganancias.
En la provincia del buen sol y del buen vino, en una concesión demasiado sospechosa, privatizaron el servicio de trolebuses, que explotaba el gobierno mendocino.
En su momento, investigaciones periodísticas, comprobaron que en el Congreso de la Nación había varios empleados que tenían fijado su domicilio en un restaurante que por el número de supuestos habitantes, se parecía mas a un edificio de departamentos que a un restaurante.
Los políticos sancionaron la ley de igual matrimonio igualitario, también quieren aprobar el aborto, aunque de manera encubierta, ya está aprobado. 

Solo falta que apliquen la eutanasia a los viejos y a las personas con capacidades diferentes.
Los políticos, junto con la democracia y con todo el pueblo argentino fueron vilmente atacados por organizaciones terroristas que pretendían implantar una dictadura castro comunista en nuestro país y fueron nuestras fuerzas armadas y fuerzas de seguridad policiales y penitenciarias las que evitaron que hoy nuestra patria sea una potencia como lo son Cuba y Venezuela.

Y a pesar de ello, hoy esa clase política que sobrevivió gracias al accionar de los uniformados, los persigue y encarcela según sus propias conveniencias.
Por ejemplo, el general Milani gozó de las mieles del poder hasta hace pocas horas, pese a que estaba acusado desde mucho tiempo atrás de ser partícipe de los llamados delitos de lesa humanidad. Hoy, para los políticos, es conveniente meter preso a Milani y por eso lo detienen.
Sin embargo hasta ahora no se lo ha alojado en un pabellón junto con los demás detenidos acusados de los mismos inventados delitos.

Los políticos según su conveniencia estatizan empresas de bienes y servicios, las privatizan y las vuelven a estatizar. 
Ellos se enriquecen con los negociados que hacen, como estas privatizaciones y estatizaciones; y el pueblo argentino con sus impuestos paga las pérdidas causadas por estos negociados.
De la misma forma, a los que atentaron contra los políticos, la democracia y las instituciones de la república se los premia con jugosos subsidios e indemnizaciones con la plata de nuestros impuestos.

Pero a quiénes fueron víctimas de los atentados terroristas se los invisibiliza y se le niega cualquier tipo de indemnización.
Los políticos han desarmado nuestras fuerzas armadas. Han dejado al país en total estado de indefensión ante una eventual agresión de países vecinos.

También dejaron liberadas nuestras fronteras para permitir el tráfico de contrabando y de droga. Y poco han hecho contra este flagelo que está terminando con nuestra juventud.
Pueden denunciarme por negacionista o apologista.
Total… todos los argentinos estamos en libertad condicional.
Condicionada a la discrecionalidad de jueces prevaricadores, serviles al gobierno de turno.
Pero sería importante si alguien puedes desmentir estas afirmaciones.
Mientras los que entran en la arena política se llenan los bolsillos junto con los empresarios más corruptos; los pequeños empresarios y el pueblo, quedan cada vez está más empobrecidos.
Prefiero un gobierno que los demagogos llamen tirano; pero que me prive de los bienes que me brinda la actual libertad 

Orlando Agustín Gauna Bracamonte

















sábado, 11 de febrero de 2017

Carta abierta a Juan Emilio Basso

Señor Juan Emilio Basso 
Me entero que en Redacción Rosario, bajo el título volvieron los visitantes, se publica en http://www.redaccionrosario.com/nuevo/2017/02/04/volvieron-los-visitantes/, con la firma de Santiago Garat, una nota donde se le atribuye a usted la siguiente expresión: “No es la primera vez que funcionarios de un gobierno democrático justifican o pretenden justificar el terrorismo de Estado o tratan de relativizar la memoria, la verdad y la justicia, esas banderas que se han convertido ya en un emblema del pueblo argentino”. 
De esta breve expresión, se desprende en su parte final toda la mentira que durante años trataron de internalizar en la mentalidad del conjunto del pueblo argentino. 
Usted es demasiado joven y le contaron esta parte de la historia. 
Yo soy demasiado viejo, y no me la contaron. 
La viví. 
Por eso, le comento, cuando los que le contaron esta parte de la historia y le hablan de memoria, es obvio que se refieren a una memoria hemipléjica. 
Les falta la mitad de la memoria. 
Yo viví esos años, cuando Jorge Ricardo Masetti, regresó a nuestra Patria, junto a un grupo de delincuentes terroristas que adoptó el nombre de EGP (Ejército Guerrillero del Pueblo). ¿De qué pueblo? 
En ese entonces ya había sido electo Presidente de la Nación el Dr. Arturo Illia. 
Eso no les importaba a estos delincuentes. Ellos no venían a luchar contra ninguna dictadura, venían a imponernos una dictadura castro – comunista. Y para eso, tenían su propio “Código de Conducta”.
Cómo nos cambia la vida. Ese “Código de Conducta” establecía la pena de muerte para los homosexuales. 

Mire si se enteran lesbianas y gays. 
Pero al Ejército Guerrillero del Pueblo, no lo apoyó el PUEBLO. 
Un gobierno constitucional, los derrotó rápidamente. 
En la misma nota, Garat, le atribuye a usted la expresión: “Hay en este gobierno un intento de retomar un proyecto de Nación que se emparenta con ese que quiso imponer a sangre y fuego la dictadura”. 
En esos años, fueron los delincuentes terroristas los que nos querían imponer a sangre y fuego una dictadura castro – comunista. 
Se imagina usted el resultado. 
Hoy seríamos una “potencia mundial” como lo es Cuba. 

El único beneficio sería que no tendríamos hoy el matrimonio igualitario. 
Los “militantes” los hubieran ejecutado a todos los homosexuales que descubrieran. 
En ese eslogan dicen “verdad”. 
Pero MIENTEN. 
Garat en la nota, afirma: "un grupo de familiares de represores provocó a quienes acompañaban a las víctimas". 
Yo acompañaba a los familiares de los represores. 
Si. A los familiares de quienes reprimieron a los criminales terroristas. 
Y lo hacía en mi condición de amigo del Oficial de la Policía santafesina, Ernesto Jesús Olivera, que murió en la ciudad de Rosario, a consecuencia de las graves heridas recibidas cuando estalló un artefacto explosivo que intentaba desactivar. 

Ese explosivo había sido colocado en una motocarga que dejaron abandonada en la vía pública por los criminales terroristas a los que hoy algunos llaman militantes. 
A esos criminales no les importaba ni la vida de un policía (por este atentado terrorista, murieron dos policías) ni la de cualquier otro inocente que pudiera haber sido alcanzado por la explosión. 
No le habrán contado que cuando en Rosario asesinaron al General Juan Carlos Sánchez, también asesinaron a una inocente mujer, ajena a la contienda que los terroristas habían provocado. 

Y como ella, fueron muchas las personas asesinadas, a las que pretenden llamar “víctimas colaterales”. 
Y como yo no lo sé todo, le pregunto a usted y a los secuaces del “militante montonero” Emilio Osvaldo Feresín: ¿Cuáles eran sus medios de vida? ¿El robo y el secuestro extorsivo, como afirmara frente a las cámaras el periodista Eduardo Anguita? 
Y a usted le pregunto: ¿Usted y/o su señora madre, recibieron y/o reciben dinero del Estado por el solo hecho de tener vínculos afectivos o de sangre con Emilio Osvaldo Feresín? ¿Cuánto? 
Porque si hablamos de VERDAD, cuenten la verdad. 
También emplean el término “justicia”. 
Lo invito a leer el artículo 18 de la Constitución Nacional. 
No le pido mucho esfuerzo, sólo el primer párrafo. Dice: Ningún habitante de la Nación puede ser penado sin juicio previo fundado en ley anterior al hecho del proceso, ni juzgado por comisiones especiales, o sacado de los jueces designados por la ley antes del hecho de la causa
Ese solo artículo es suficiente para que usted comprenda que los juicios por los llamados delitos de lesa humanidad, están viciados de absoluta nulidad. 
Violar la Constitución, no es justicia. ES INJUSTICIA. 
También es INJUSTICIA, el CURRO DE LOS DERECHOS HUMANOS. 
Son numerosos los desaparecidos aparecidos. “Mentirás tus muertos” es un libro donde José D`Angelo nos aclara bastante el tema de los “desaparecidos”. 

Pero los kirchneristas hicieron un lindo negociado con ese curro. Compraron voluntades y se robaron hasta los “sueños compartidos”. 
Y con ese curro también aquietaron a los violentos “militantes”, que por el vil metal defendían a los Kirchner y a su séquito de delincuentes (Báez, López, Jaime, y muchos etc.). 
Y por las mismas monedas, que salían del bolsillo del pueblo, atacaban a los opositores. 
El mismo firmante de la nota, dice que usted expresó: “…tratan de relativizar la memoria, la verdad y la justicia, esas banderas que se han convertido ya en un emblema del pueblo argentino”. 
¿Eso cree usted del pueblo argentino? 
¿Por qué no piden un plebiscito? 
UN PLEBISCITO. 
Que el Pueblo vote si prefiere a los “militantes”, a los políticos o una “dictadura militar”. 
Es la mejor forma de saber qué es lo que quiere el pueblo argentino, para que nadie invoque su nombre con mezquinos intereses. Entonces, dirán como afirmó por escrito y con su firma, el “militante montonero” Antonio Sabino Riestra: "Y no se diga que la voz del pueblo es la voz de Dios, porque ya tenemos bastante cansancio auditivo con tal eslogan". 
Usted tiene relación directa con distintos organismos de “derechos humanos”, con dirigentes del Frente Para la Victoria y numerosos medios de comunicación social. 
Pidan un plebiscito con esas tres opciones. 
¿Se animan? 
¿O acaso temen a la voz del pueblo del que ustedes dicen ser sus voceros? 
Atentamente, quedo a la espera de que promueva un plebiscito, si se anima a conocer la voz del pueblo. 


Orlando Agustín Gauna Bracamonte

lunes, 6 de febrero de 2017

Asoma la verdad

Empiezo la columna de hoy haciendo mías las palabras en un twitter de Vicky Villarruel.

“No puse bombas ni secuestré, nunca pensé que un mundo mejor se hacía eliminando gente, no convalido violaciones a los DDHH, no debo explicaciones.”
Esta semana se ha producido un hecho para celebrar. Finalmente, el periodismo ha decidido empezar a hacer visible algo que se ha barrido bajo la alfombra sistemáticamente. 
Lo hace a su manera, plagado de golpes bajos, chicanas y operetas… pero está sucediendo!!
Bienvenida sea la luz sobre la verdad.
Años abortando el debate con la consabida y sacrosanta sentencia: “la justicia ya se expidió así que, de eso, no se habla”
De eso no se pudo hablar porque los vigilantes del “pensamiento nacional” decretaron que era apología del delito.
Buscar la verdad y completar la historia te convertía en genocida, torturador y apropiador de menores. Así de implacables fueron. Implacablemente injustos y autoritarios.
Si no te mató un policía o un militar, no eres víctima. No has muerto ni te han mutilado. Es mas, no has existido.
No mereces reconocimiento, mucho menos reparación moral ni indemnización por parte de quienes te hicieron volar por el aire o te asaron como un pollo con una “indefensa” molotov armada en el living de la casa de la periodista panelista de Intratables que nos toma por estúpidos.

Liliana Franco la fabricante de bombas molotov
Nadie oyó tu reclamo en 33 años de democracia mientras tus agresores obtenían honores, cargos, compensaciones y se erigían en las autoridades morales de la patria.
Tu culpa fue no haber secuestrado a los hermanos Born y matado a su chofer. Si lo hubieras hecho podrías haber sido legislador y gozarías de todos los privilegios de una jubilación con desahogo económico.

O podrías haber tomado por asalto un regimiento de Formosa y asesinado a los colimbas que no se rindieron… también hubieras sido diputado y podrías haber acomodado a toda tu familia.
Pero no, tuviste la mala suerte de que te tocó estar entre los demonios.
Tuviste la mala suerte de que a la opinión pública se le ocurrió dejarse guiar por el pensamiento único de la opinión “publicada” que decidió hacer silencio por “corrección política” y por 2.000 millones verdes de razones.

Y allí fuimos a parar, barridos bajo la alfombra durante 33 años de democracia.
Casi 34 años y recién ahora parece que Intratables se da cuenta de que Vicky Villarruel es una señora seria y consistente que tiene la contundencia de la verdad. ¡¡¡En buena hora!!!  ¡Aleluya!
Deben haber medido la audiencia y olfatean que la opinión pública está cambiando.
Por fin podemos ver a Gil Lavedra balbuceando que lo de los 70 no fue una guerra, junto a Fredy Storani diciendo que si lo fue y que la coordinadora supo generar otra oferta para la juventud.
Por fin vemos que la incoherencia nos es muy propia. Correligionarios, protagonistas directos de un misma gestión dramática, todavía no se han puesto de acuerdo en el nudo del problema. 
Según convenga, fue una guerra o no fue una guerra. Mientras tanto, en el medio hay personas, victimas, a las que se barre debajo de la alfombra una y otra vez.
Gil Lavedra ha sido erigido por el periodismo en “Totem de la justicia” a la que no se puede cuestionar. 
¿Perdón?
¿La justicia no se puede cuestionar? 
Cuando la frase “Creo en la justicia”, se convierte en lo mas hipócrita que se puede decir, es que debemos preguntarnos que pasa. ¿Qué ha pasado con nuestra justicia?
¿Esto es justicia? 
En un estudio de televisión, dos altos funcionarios contemporáneos de un mismo partido, que participaron de un gobierno clave, dicen todo lo contrario y nosotros, los ciudadanos… ¿no podemos cuestionar?
¡Yo creo que tenemos la obligación!! 
Por el bien de la reconciliación y el perdón, que vendrá sólo, como consecuencia de la luz sobre la verdad.
Por último, lo que debería ser primero y fundamental. Deberíamos preguntarnos que pasó con el periodismo. ¿Por qué tanto silencio? Antes y ahora. Repito… antes y ahora. Pensamiento único, deshonestidad intelectual, hipocresía y cinismo con muy pocas y honrosas excepciones.
Históricamente el periodismo, en su mayoría, adhirió a las 4 falacias en las que incurrió Gil Lavedra en Intratables:
Gil Lavedra se dio vuelta
1- “NO HUBO GUERRA”.
En la sentencia del tribunal que juzgó a las juntas en 1985, siendo él integrante del mismo, sostuvo exactamente lo contrario.
2- “SE TENDRÍA QUE HABER JUZGADO A LOS TERRORISTAS Y NO PROCEDER COMO SE PROCEDIÓ”
Es de público conocimiento que los terroristas fueron juzgados. Se los condenó y, ni bien el gobierno de Cámpora llegó al poder abrió las cárceles y soltó a todos para que hicieran una cacería de los jueces que se habían atrevido a condenar. El Juez Quiroga fue asesinado y el resto debió exiliarse.

A la fecha del golpe del 76 no había juez que se animara a procesar y menos a condenar a los terroristas.
El partido del Dr Gil Lavedra no quería saber nada con hacerse cargo del desmadre. Al contrario, golpeó reiteradamente la puerta de los cuarteles pidiendo el golpe para terminar con la sangría y, una vez ocurrido, volvió a golpear pidiendo puestos para participar del gobierno (con la represión incluida). Hay que hacerse cargo de TODO.
Radicalismo y Peronismo aportaron un sin número de Intendentes que cubrieron todos los cargos… ¿ o te crees que eran todos militares?
Hasta el Socialismo puso a su máximo líder, Américo Ghioldi, como embajador en Portugal.

Horacio Tomás Liendo con el dirigente Américo Ghioldi del Partido Socialista Democrático
Zaffaroni fue nombrado juez, pero para Gil Lavedra, en Intratables, los militares son los únicos culpables.
3- “EL TERRORISMO NO ES DELITO DE LESA HUMANIDAD”
El estatuto de Roma dice exactamente lo contrario.
Los atentados mas numerosos y escalofriantes se cometieron en democracia con apoyo estatal.
Montoneros como Bidegain y Obregón Cano, entre otros, fueron gobernadores del gobierno peronista y decenas de intendentes también eran montoneros sin mencionar funcionarios y jueces.
4- “LAS VÍCTIMAS DEL TERRORISMO SE ABROQUELAN EN DEFENSA DE LOS MILITARES”
En esto, Gil Lavedra, fue ampliamente acompañado por la claque periodística que mortificó a los familiares de las víctimas del terrorismo como antes lo hicieran con Gómez Centurión,  con preguntas como ¿Qué sentis cuando pasas por la ESMA? ¿Qué sentis cuando pensas en Galtieri? ¿Condenas el genocidio perpetrado por los militares?
Nunca escuché a un periodista o al propio Dr Gil Lavedra cuestionar a los familiares de la represión militar como lo hacen con las víctimas del terrorismo.
Jamás se cuestionó la pública defensa y reivindicación que los familiares de terroristas confesos desaparecidos hacen, no solo de sus hijos, nietos, padres, madres o hermanos, sino de sus actos, su ideología y sus propósitos.
Jamás se los cuestionó y nunca se les pidió unas disculpas y un acto de arrepentimiento por la violencia que emplearon contra el país de todos los argentinos, en su afán por hacerse del poder.
¿Cómo es que hoy, todavía, no se puede cuestionar el pensamiento único?
¿Porque me contestan que la justicia ya se expidió?
¿Cuál justicia?
¿La del Dr Gil Lavedra hoy o la del Gil Lavedra modelo 1985 que habló por su sentencia?
Sentencia del tribunal integrado por Gil Lavedra sobre el juicio a las Juntas Militares en 1985.
“…. el fenómeno se correspondió con el concepto de guerra revolucionaria (….) no hay entonces delincuentes políticos, sino enemigos de guerra y que debemos admitir que en nuestro país si hubo una guerra interna iniciada por las organizaciones terroristas contra las instituciones de su propio Estado”
Mientras los argentinos pasamos 33 democráticos años mirando para otro lado hay gente que clama por ser visibilizada.
Ellos también son argentinos. Víctimas que merecen justicia.
Que se haga la luz para que podamos tener paz.

Por Juan Martín Perkins.

sábado, 4 de febrero de 2017

"Causa la casita". Inauguró sus funciones el Nuevo Circo Judicial

El día 2 de febrero se inauguró en el Tribunal Oral Federal de Santa Fe, integrado por los jueces rosarinos Omar Digerónimo, Beatriz Barabani y Ricardo Moisés Vázquez, un nuevo circo judicial. Las víctimas, antes de iniciar el juicio, ya han sido condenadas, una de ellas a prisión perpetua. 

El diario El Litoral, periódico de mayor tirada en la Ciudad, en horas de la tarde, en su edición de papel y en su página web publicaba:
Manifestantes recibieron con aplausos a cinco represores
  • Con aplausos y al grito de “Viva la patria” los represores entraron esta mañana al edificio del Tribunal Oral de Santa Fe. A las 10 estaba previsto el inicio del juicio oral y público denominado “La casita”, en referencia a un centro de detención clandestino que funcionó en la ciudad de Santo Tomé, pero que a ciencia cierta nunca se pudo determinar su ubicación.

Ellos, los condenados sin juicio previo, son Juan Calixto Perizzotti, Ricardo Silvio Ferreyra, Eduardo Al berto Ramos Campagnolo María Eva Aebi y Victor Brusa.
Si bien los condenados sin juicio previo, carecen de una defensa técnica adecuada, ya que los defensores oficiales no tienen tiempo de analizar el cúmulo de causas que tienen asignadas; fuimos a llevarles nuestra solidaridad, desde AFAVITA Delegación Santa Fe, La Otra Campana Santa Fe – Paraná, Unión de Promociones Santa Fe – Paraná y el Centro de Estudios Nacionalistas Hermanos Irazusta (CENI). 


El “zurdaje extrañao”, nos miraba sin comprender. No podían entender que estuviéramos dispuestos a hacer el “aguante” a quienes están injusta e ilegalmente detenidos. 
Mientras nosotros levantábamos la enseña patria y cada uno con su escarapela argentina, los apologistas de los delincuentes terroristas, que esta vez no eran muchos, en su mayoría mujeres y niños, portaban sus trapos rojos. 
Frente al TOF, en el día anterior se había realizado una pegatina repudiando los juicios y reclamando la libertad de los imputados. El día del inicio de las audiencias judiciales, los “bravos” secuaces de los terroristas, enviaron a sus mujeres y niños a romper los carteles pegados. 
Una provocación estúpida que no merecía respuesta. 

Y el Tribunal tuvo que aparentar imparcialidad y asignó en la sala de audiencias, la mitad de los lugares a los cómplices de los acusadores y la otra mitad de los lugares para nosotros. 
Se podía escuchar en el aire, el castañear de los dientes, masticando bronca. Ellos querían estar solos, para que los acusados se sintieran abandonados. 
Uno de los nuestros, el abogado, Dr. Guillermo Morales, fue el único profesional consultado por los medios
Y nosotros, orgullosos de estar cerca de quienes son perseguidos, acusados de defender a la Patria de bandas terroristas, que a sangre y fuego querían instalar una dictadura castro comunista. 
La primera audiencia, finalizó, con el rechazo de la recusación que Eduardo Ramos le efectuara al conjuez Ricardo Moisés Vázquez. 
Continuan las funciones de este circo judicial que ya ha resuelto una condena a prisión perpetua, sin juicio previo; y que se espera que finalice en víspera del 24 de marzo, para darle motivo de festejo a los organismos de derechos (zurdos) humanos. 

SERA INJUSTICIA

Orlando Agustín Gauna Bracamonte

domingo, 22 de enero de 2017

Carta de un Sargento del Ejército Argentino al Presidente de la Nación

                         Santa Fe,  enero de 2017

Al Presidente de la República Argentina
                              
                                         Me dirijo al Señor Presidente para informarle de una
injusta privación de la libertad por más de 15 meses en la Unidad Penitenciaria Provincial
Nº 2 de Las Flores en la ciudad de Santa Fe, por la causa Nº 6806/14 del juzgado Federal
Nº 1 de la ciudad de Santa Fe, por un enfrentamiento con cuatro integrantes de la banda
montoneros el 19 de enero de 1977 en las calles Ituzaingó y Las Heras de esta ciudad.
Fundamento mi injusta detención porque:

·         Hace 40 años atrás tenía el grado de sargento del Ejército Argentino, con 25 años y me encontraba destinado en el Comando de Artillería 121 en la ciudad de Santa Fe.
·         El día 19 de enero del año 1977 recibí la orden de dirigirme a un edificio situado en las calles Ituzaingó y las Heras, junto con fuerzas policiales provinciales, federales y otras fuerzas de seguridad, porque allí se había detectado a la cúpula regional de la banda Montoneros.
·         En el enfrentamiento, previa intimación y aviso para que se entreguen, mueren 5 personas de las cuales cuatro son terroristas y la restante, es una vecina ajena a los hechos.
·         El Juez me imputa y procesa por “homicidio agravado por el concurso de dos o más personas”.
·         En esa época me regía por el Código de Justicia Militar, Jueces militares, consejos de guerra, Jueces de instrucción militares, es decir “mis jueces naturales”; y si no cumplía las órdenes me condenaban, pues eran delitos por cobardía frente al enemigo, insubordinación, desobediencia, traición, etcétera, vigentes en aquella época.

·         Cómo prueba de que fue un enfrentamiento recibí un impacto de bala en el casco que me hizo perder el equilibrio y conocimiento, está todo documentado por el médico y testigos presenciales durante el enfrentamiento.
·         Según declaraciones de exsoldados de Santa Fe, declararon “que fue una guerra”, “que duró tres o cuatro horas”, “tiraban granadas caseras, como latitas de cerveza”,  etc.
·         Los diarios de la zona, como El Litoral reflejaron la violencia de la enfrentamiento y las armas secuestradas que disponían los integrantes de esta banda armada. Se agrega copia.
·         Adjunto una nota periodística del periodista Rogelio Alaniz del diario El Litoral ,diario La Nación, Radio Universidad Nacional del Litoral, que en el 2003 expresa claramente que fue un enfrentamiento y que no había nada que reprochar.
·         Además en mi procesamiento en el “contexto histórico” ,el juez Reinaldo Rodríguez nombra secuestros, torturas, interrogatorios con tormentos, lugares de detención clandestinos, etc, todo desmentido por los mismos exsoldados que declaran en la causa que nunca vieron ni supieron de nada de lo nombrado por el juez en el Comando de Artillería 121.

·         También dice el Juez que “no se hicieron actuaciones “,sin embargo está en el expediente que si se hicieron actuaciones por el enfrentamiento según la ley Nº 20840, por la Policía Federal por homicidio y además hay dictámenes del médico policial, el doctor Busaniche, de la morgue y del hospital Piloto (hoy Cullen), que está registrado el ingreso de muertos que se produjeron en el enfrentamiento.
·         Considero que no es mi responsabilidad comprobar hoy, a cuarenta años del hecho si se hicieron o no las actuaciones judiciales, ni tampoco era mi función entonces.
·         He cumplido con el decreto nacional Nº 2772 de octubre de 1975: “ejecutar las operaciones militares y de seguridad... ...aniquilar el accionar de los elementos subversivos en todo el territorio del país”, o sea que actúe con una organización militar, con un comando, de día, de uniforme, con soldados, y con el código militar en vigencia.
·         Además, el artículo 18 de nuestra Constitución Nacional dice que “nadie puede ser condenado sin juicio previo fundado en ley anterior al hecho”, a mí me quieren aplicar una ley de treinta años después. El mismo artículo dice que tampoco se puede sacar de los jueces designados por ley antes del hecho de la causa, que en nuestro caso eran los jueces militares.

Pedido al Señor Presidente:
Le solicitó que se revea esta injusticia ya que solo cumplí con mi deber de integrar una fracción del Ejército Argentino para defender a la Nación de una amenaza, según el decreto Nº 2772, de un gobierno constitucional y vigente en 1977.

                                 Saludo a Ud. atte
                                  Jorge Alberto Balla
                                     D.N.I. 8.356.236


lunes, 9 de enero de 2017

No fue una feliz Navidad

Realmente, no pudimos decirles ¡¡¡FELIZ NAVIDAD!!! a quienes son presos políticos.
Cómo pueden sentirse felices, quienes, teniendo más de 65 años, y hasta 80, están encerrados en mugrientas cárceles, acusados por supuestos delitos que hace más de 40 años, se habrían cometido en el marco de una guerra, que daba el estado contra la agresión terrorista internacional, que buscaba instaurar un régimen “socialista – castrista”

Cómo pueden sentirse felices, estos hombres mayores, que en esa época eran de jerarquías subalternas y cumplían sus funciones en estructuras armadas (FFAA, FFSS y FF Policiales), que eran del Estado y no del Gobierno de turno.
Cómo pueden sentirse felices, cuando la mayoría de ellos están solo procesados, y desde hace más años de lo que la ley estipula, aduciendo los jueces, que pueden escaparse o interferir en la investigación de la causa. Qué forma ridícula de emplear y violar un derecho con el solo fin de “venganza”. ¿Ahora, con más de 70 años, enfermos y sin recursos, van a escaparse para eludir la justicia? No responde a la más mínima lógica.
¿Ahora a más de 40 años de ocurridos los hechos que falazmente les atribuyen, pueden interferir en la investigación?
Qué mentira, si ya cuando los citan a las parodias de juicios, ya están condenados por los jueces prevaricadores y sumisos al poder político. La mayoría de los presos políticos se entregaron mansamente a los requerimientos de detención. ¿Por qué a ellos, para indagarlos, los detienen?, no como a la clase dirigente que saqueó el país, que los citan con fecha y hora para ser indagados. ¿Dónde está el principio de igualdad que debe existir en la justicia, para que esta sea una virtud del Estado?
Los jueces se escudan, no en el derecho, sino en una “política de DDHH”. También lo llaman “Memoria, Verdad y Justicia”, pero en realidad no es más que un “Plan sistemático de venganza”.
Cómo pueden estar felices, quienes se sienten como rehenes de una dirigencia y una sociedad que lava su conciencia con la prisión de casi 2.000 viejos que, en su momento, en el siglo pasado, hicieron bien o mal, lo que el Estado ordenó en su derecho de monopolizar la violencia.

Lean los diarios de los años `73 en adelante y verán las declaraciones de la clase política y dirigente, y el sentimiento que tenía el pueblo No sean hipócritas.
La Navidad es Paz y Unión. ¿Dónde está la Paz?
Seguro que no está en distorsionar la constitución, utilizando la justicia con parcialidad, desigualdad y falto de equidad.
Como dice el viejo apotema “para los amigos todo, para el enemigo ni justicia”
Y la unidad ¿Dónde está? La verdadera unidad parte, de la justicia, y en la honestidad y virtuosidad de la clase dirigente; cosa que no se ve, y estos son los ejemplos que se transmiten hacia abajo.
Mientras tanto, los presos políticos, que son casi dos mil, y sus familias, no tuvieron una FELIZ NAVIDAD.


Juan Sin Libertad

Los nombres ocultos del Parque de la Memoria

miércoles, 30 de noviembre de 2016

Carta abierta a la periodista Luz Alcain

Estimada Luz, 
Acabo de leer la nota publicada en el sitio web http://www.paginapolitica.com/actualidad/homenaje-a-caacuteceres-monieacute.htm 
Y como delegado en la Provincia de Santa Fe de la Asociación de Homenaje a las Victimas del Terrorismo en la Argentina (AFAVITA) le comunico que soy el responsable de la organización del acto en homenaje a dos de las tantas víctimas de un terrorismo apátrida, que intentó imponernos una dictadura castro comunista. Ud. en su nota, dice que el acto se hace sustentado en el discurso que relativiza los alcances del Terrorismo de Estado y cuestiona la actuación judicial que condenó a los genocidas. 
Resulta evidente que tenemos distintas visiones de lo que es terrorismo de Estado y genocidio. 
Y en su nota, omite aclarar que el bárbaro crimen se cometió contra un militar retirado y contra una mujer por el solo hecho de estar casada con un General de la Nación, 
Otro pequeño gran detalle; el crimen cometido por una organización terrorista denominada Montoneros, se cometió durante un gobierno constitucional. 
Esos “jóvenes idealistas” no luchaban contra ninguna dictadura. ¡¡¡Querían tomar el poder por las armas!!! 
Y sumando detalles, tampoco se informa que la actual decana de la Facultad de Humanidades de la Universidad Autónoma de Entre Ríos, es la Sra. María del Rosario Badano, convicta por el homicidio del matrimonio Cáceres Monié, persona que por esta condena y por haber pertenecido a una banda subversiva y antidemocrática, no debería ocupar tal cargo por que el artículo 5 inciso f) de la Ley 9755 establece como impedimento; El que haya incurrido en actos de fuerza contra el orden institucional y el sistema democrático, conforme lo previsto en el Artículo 36° de la Constitución Nacional y el Título X del Código Penal, aun cuando se hubiere beneficiado con indulto o condonación de la pena. 
También se debería informar que la Universidad Autónoma de Entre Ríos, donde hoy es decana esta “joven idealista”, tiene un déficit anual de $ 800 millones de pesos y algunos decanos cobran hasta 4 sueldos acumulativos. 
Por todo esto, y dada mi avanzada edad, no necesito que me “relaten” lo que ocurrió en esos años. Yo viví en esos años. 
Por eso, me permito gentilmente invitarla a tomar un café, o por qué no, una cerveza y compartir opiniones. Yo vivo en la Ciudad de Santa Fe, pero no me cuesta nada cruzar el “charco” que une estos dos pedazos de una sola nación. 
La Única condición es que sea con grabador de por medio. 
En mi opinión, el diálogo entre los argentinos es la herramienta necesaria para el definitivo crecimiento de la Nación Argentina. Orlando Agustín Gauna 
D.N.I. Nº 6.255.319 
TE 0342 4510487 - 0342155036171

miércoles, 9 de noviembre de 2016

En la justicia, ya quedan pocos payasos

Ya quedan pocos payasos. Estamos viendo las últimas funciones. 
En Santa Fe, tenemos a un juez Federal, Reynaldo Rodríguez, que es el único que se presta a los circos judiciales. 
Lo que pasa es que tiene varias resoluciones judiciales muy sospechosas. 
Él mismo, ya no tiene cara de sospechoso. Tiene cara de culpable. 
En la región tenemos a un Fiscal que gusta de actuar en estas funciones de circos judiciales. 
El Dr. José Ignacio Candioti Puyol y la familia del Fiscal Candioti, también aprovecha la coyuntura para de sacar su propio rédito. 
Así fue como por la simple travesura de una niña, (trazar unos garabatos sobre una fotografía familiar) armaron un dramón que supera cualquier telenovela mejicana. La travesura fue disfrazada de AMENAZAS. 
El juez federal de Reconquista, Eduardo Valiente, ordenó un sumario interno en el Juzgado, y el fiscal Salum presentó una denuncia penal. 
El gobierno de Hermes Binner repudió el episodio que "intenta crear un clima de intranquilidad y amedrentamiento ante el inicio de los juicios de lesa humanidad", dijo el ministro de Justicia y Derechos Humanos, Héctor Superti. , dijo la vicegobernadora Griselda Tessio
"Es inadmisible que al comenzar los juicios por los delitos del terrorismo de Estado en la provincia resurjan actos intimidatorios y autoritarios como el sufrido por la familia del doctor Candioti, que hacen revivir la época más nefasta de nuestro país"
Por su parte la Asociación Norte Amplio por los Derechos Humanos (organización integrada por militantes de derechos humanos del norte santafesino) emitió en un duro comunicado, un enérgico repudio al hecho que calificó de "episodio cobarde" y luego continuó diciendo: "Este hecho de golpear a la familia, tratando de meter miedo e impedir que se investiguen los sucesos más atroces de lesa humanidad que se cometieron en el pasado dictatorial, se suma a las amenazas que se vinieron realizando a través de anónimos mails al doctor Candioti y a otros ciudadanos. 
La Cámara de Diputados de la provincia votó una declaración de repudio a las amenazas contra el doctor Candioti y su familia y expresó su solidaridad con el fiscal. El proyecto fue presentado por la diputada del SI, Alicia Gutiérrez, querellante en la causa de la Quinta de Funes, a quienes acompañaron tres de sus colegas: el presidente del bloque del Frente Progresista, Raúl Lamberto; Pablo Javkin, del ARI y Rubén Marín, del Frente para la Victoria. "Los hechos muestran que el accionar de la Justicia incomoda a los imputados en las causas de lesa humanidad y que se propusieron como único fin intimidar a quienes trabajan con compromiso y responsabilidad", dijo Gutiérrez. 
Raúl Borsatti, (ñoqui del nodo de Salud de Reconquista) integrante de la ONG’s Norte Amplio por los Derechos Humanos, expresó: "nosotros estamos indignados porque ayer ultrajaron el lugar de trabajo de la Dr. Susana Almeida, que es la esposa de Candioti, y le dejaron amenazas." 
Pero finalmente la niña de la travesura fue descubierta “por la eficaz acción de la justicia” y todos se llamaron a silencio. 
Por “suerte” la esposa del Fiscal, Susana Almeida, gracias a este espectáculo circense, logró un inmediato traslado cercano al destino laboral de su esposo. 
En el circo tampoco faltan “malabaristas” como Patricia Isasa, presunta víctima, querellante y otras yerbas, que no duda en hacer falsas denuncias de amenazas. 
En el año 2009, el abogado Martín Gutiérrez designado con juez en la causa Brusa, dijo sentirse víctima de la violencia moral y psíquica que le causan las manifestaciones de Cristina Fernández de Kirchner, Eduardo Luis Duhalde y la diputada Diana Conti y renunció al cargo. 
Recientemente, dos terroristas de la banda Ejército Revolucionario del Pueblo, María Alicia Noli nombre de guerra Liliana y José María Pérez Villalobos, pretendía no juzgar, pretendían condenar a personas imputadas de actuar contra el terrorismo. Se negaban a excusarse y rechazaban las recusaciones. Hasta que finalmente la Sala de Casación Penal Federal dispuso su apartamiento. Ahora se buscan jueces. 
Sin el amparo del kirchnerismo, nadie quiere correr el riesgo de ser acusado de prevaricato.
Los grotescos payasos de los circos judiciales se están convirtiendo en una especie en extinción. 
Después de contar el sucio dinero, al final del festín; como Damocles, levantan la cabeza y al mirar hacia arriba, ven la afilada espada que cuelga atada por un único pelo de crin de caballo directamente sobre sus cabezas.

Orlando Agustín Gauna Bracamonte